Recetas de patatas a la riojana

Cómo hacer patatas a la riojana

Patatas a la riojana con chorizo

Patatas a la riojana con chorizo

Chorizo, pimentón, pimentón, pimiento rojo, cebolla, ajo y patatas forman un plato colorido y contundente, perfecto para los días fríos en los que no apetece otra cosa que calentarse el cuerpo con un plato de cuchara.

A La Rioja la conocemos por sus excelentes vinos, que son los mejores y más conocidos vinos del país. Pero también la conocemos por su gastronomía, en la que se encuentra esta famosa receta de patatas a la riojana, un plato ligeramente picante y sobre todo, abundante, perfecto para el clima frío de invierno que se asienta en gran parte del hemisferio norte.

Al igual que con la mayoría de los platos tradicionales, hay tantas versiones como hay cocineros. Y como siempre, yo he puesto la de mi familia, la que llevo comiendo nada la vida y que he testado y comparado.

Yo he utilizado un chorizo normal, más bien tierno y no picante, pero ya sabéis que es de vuestra elección. Si os gusta más el picante, a por ello.

Receta de patatas a la riojana con chorizo:

Ingredientes para 2 generosas raciones como plato principal:

  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla blanca, picada
  • 1-1,5 kilos de patatas cascadas en trozos del tamaño de un bocado
  • 1/2 pimiento rojo, picado en dados
  • 90-120 gr de chorizo cortado en pedazos de 4 cm
  • 2 dientes de ajo, finamente picado
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 hoja de laurel pequeña
  • 1/2 taza de vino blanco seco
  • 250 ml de agua o caldo
  • Sal, al gusto

Calentamos el aceite de oliva en una sartén grande y con tapa a fuego medio. Cuando empiece a brillar, añadimos la cebolla picada y dejamos que se sofría, revolviendo con frecuencia, hasta que apenas comience a ablandarse, unos 3 minutos.

Incorporamos las patatas y revolvemos para que se cubran con el aceite. Lo dejamos que se cocine durante 7 u 8 minutos, revolviendo con frecuencia, hasta que las patatas comiencen a dorarse.

Agregamos el pimiento rojo picado y el chorizo en rodajas, ​​y cocinamos durante 3 minutos, revolviendo ocasionalmente. Añadimos el ajo y lo pochamos hasta que esté fragante, unos 45 segundos.

Ahora incorporamos el pimentón y la hoja de laurel junto con el vino, y cocinamos hasta que se reduzca ligeramente, unos 3 minutos.

Vertemos el agua (que debe cubrir casi por completo las patatas, sino añade más) y subimos la temperatura a fuego alto para llevarlo a ebullición. Cuando esté en ebullición, bajamos el fuego, y dejamos que se cueza sin taparlo durante 15 minutos, revolviendo ocasionalmente.

En este momento, tapamos la cazuela y dejamos que cueza durante otros 10 minutos o más, hasta que las patatas estén tiernas. Eliminamos la hoja de laurel, ajustamos la sal y servimos en platos individuales.

Notas de cocina.

Al cortar las patatas, no las cortes con un cuchillo. Te aconsejo que lo hagas de esta manera: corta las patatas peladas por la mitad longitudinalmente. A continuación, haz una pequeña incisión en un lado con el cuchillo, entonces, haz un giro hacia arriba con el cuchillo para cascar el resto de la patata.

Esto romperá en trozos ásperos la patata, dejando al descubierto una mayor superficie, y liberando más almidón en la salsa para ayudar a espesar la misma.

Por esta misma razón, no enjuagues las patatas después de cascarlas o le quitarás el almidón.

También he utilizado el pimentón dulce, no el ahumado ni el picante, ya que sino dominarán el plato.