Recetas de patatas a la riojana

Cómo hacer patatas a la riojana

Patatas a la riojana con manitas de cerdo

Patatas a la riojana con manitas de cerdo

Rioja es una región grande por sus famosos vinos, conocidos en el mundo entero, y es el hogar de una de mis variedades de uva favoritas: la Tempranillo.

Pero también es rica en platos típicos d los que disfrutamos en las otras regiones de España. Y precisamente de esta región es la receta que hoy comparto con vosotros.

En Navidad me regalaron el libro de recetas de José Andrés (mi chef favorito) y primero lo leí de principio a fin. He hecho alguna que otra receta, y esta es una de ellas.

Este es un plato delicioso, lleno de sabores ricos y con varias texturas.

Patatas a la riojana con manitas de cerdo:

  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo, pelados
  • 1 cebolla pequeña, pelada y finamente picado
  • 2 manitas de cerdo
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 150 gramos de chorizo, cortado en rodajas gruesas
  • Medio kilo de patatas, peladas y cortadas en cubos
  • 1 cucharadita de pimentón dulce ahumado
  • Sal al gusto
  • 1 pizca de pimienta negra
  • Agua
  • Unas ramitas de perejil, picado (opcional)

Así hago yo las patatas a la riojana con manitas de cerdo:

Introduzco en una olla express 3 cucharadas de aceite junto con los dientes de ajo pelados enteros, las manitas de cerdo, el vinagre, sal y pimienta negra. Lo cubro todo con agua, lo tapo y dejo que cueza durante una media hora, hasta que las manitas estén tiernas y se puedan deshuesar bien.

Transcurrido el tiempo, saco las manitas y las deshueso. Reservo la carne.

Por otro lado, caliento el restante aceite de oliva en una cazuela normal a fuego medio, pico la cebolla finamente y la incorporo a la cazuela para rehogarla durante unos minutos, hasta que esté tierna (asegúrate de que la cebolla no se quemen ni se caramelicen, si empiezan a oscurecerse, añade una cucharadita o menos de agua para evitar que se queme).

Añado el chorizo en rodajas y lo frío hasta que también se dore, unos 2 minutos. Incorporo las patatas en la cazuela junto con el pimentón y lo revuelvo. Lo cubro todo con agua, lo tapo y aumento el fuego para llevarlo a ebullición.

Cuando empieza a hervir, reduzco la temperatura y dejo que siga cociendo durante 30 minutos, hasta que se reblandezcan las patatas y el agua se reduzca a la mitad.

Por último, le añado la sal, probando varias veces si es necesario añadir más, le agrego las manitas de cerdo deshuesadas, y lo decoro con unas hojas de perejil picado. Me gusta comerlo con unas rebanadas de pan de pueblo.

Esta receta se basa en dos principios fundamentales: el pimentón y chorizo, por eso recomiendo que no escatiméis en estos ingredientes tan importantes para la receta.