Recetas de patatas a la riojana

Cómo hacer patatas a la riojana

Patatas a la riojana con pimientos choriceros

Patatas a la riojana con pimientos choriceros

Esta cazuela de patatas a la riojana tiene como elemento esencial la carne del pimiento choricero. Un pimiento rojo secado en ristras que le va a aportar un sabor muy característico.

Ni te imaginas las cosas que puedes hacer con las patatas, desde una sopa calentita a un guiso tradicional. Esta es una de esas recetas con ingredientes baratos, pero muy nutritivos.

¿Que variedad de patata es la mejor para un guiso?

  • Red Pontiac: de piel roja y carne blanca, son utilizadas sobre todo para cocer.
  • Kennebec: de piel gruesa y carne blanquecina. Admiten todo tipo de preparaciones, para freír, cocer y guisar.
  • Tempranas: tienen la piel muy fina y son muy jugosas ya que son las primeras en cosecharse.
  • Monalisa: de piel y carne amarillas, son buenas para freír, asar y cocer.

Yo por mi parte, utilizo las tempranas, pero podéis utilizar cualquiera de estas variedades.

Ingredientes para las patatas a la riojana con costilla:

  • 1 kg de patatas
  • 200 gr de chorizo riojano
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo, pelados
  • 2 pimientos choriceros secos
  • 500 ml de agua o caldo
  • 150 ml de aceite de oliva virgen
  • 1 hoja de laurel
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal yodada                

Preparación paso a paso para que no te pierdas nada:

Paso 1. Remojamos los pimientos choriceros secos en agua caliente para que se rehidraten (también puedes utilizar directamente 2 cucharadas de la carne de los pimientos choriceros).

Paso 2. Ponemos una cazuela al fuego, y cuando empiece a calentar, le añadimos la cebolla picada finamente y el ajo. Dejamos que se pochen hasta que la cebolla esté blanda y los ajos empiecen a dorarse (con cuidado de que no se quemen).

Paso 3. Incorporamos las rodajas de chorizo y las patatas peladas, lavadas y triscadas en trozos. Revolvemos y que se rehoguen durante unos minutos más.

Paso 4. Agregamos la carne de los pimientos choriceros y la hoja de laurel. Removemos y vertemos encima el agua o el caldo hasta cubrir los demás ingredientes. Subimos la temperatura hasta que empiece a calentar bien y tapamos con una tapa.

Paso 5. Lo dejamos a fuego medio-bajo durante 30-35 minutos, hasta que las patatas estén blandas (dependiendo del grosor que las habéis cortado). Comprobamos la sazón y dejamos en reposo durante 5 minutos más antes de servir.

El mejor compañero de este plato, como no podía ser de otra manera, es un vino de la región del plato en cuestión. De preferencia un tinto crianza para asegurarnos de que pueda mantener su posición contra el ahumado del pimiento choricero.

También se puede acompañar de una ensalada normal, aliñada con una básica salsa vinagreta.